Hoy en día los proyectos se definen desde un principio con un tiempo tentativo para su entrega, tiempo en el cual el cliente/interesado en el mismo solo da cuenta del resultado meses después de su elaboración y entrega; en este hecho se tiende a caer en “ajustes” que involucran tomar un tiempo superior o igual al desarrollo en el peor de los casos y evidencia una expectativa alta del cliente.

Todos estos factores conllevan a que un producto al final de su ciclo de desarrollo termine con expectativas diferentes por parte del cliente y es en este caso donde se aclara lo que realmente se esperaba del mismo; dicho esto existen una forma más “dinámica” donde el cliente va evidenciando la evolución de su producto y donde las dudas se despejan durante el ciclo de desarrollo: utilizar una metodología como por ejemplo Scrum.

 

¿Porque Metodología Ágil?

Una metodología ágil comprende un desarrollo más dinámico y evolutivo comprendido en iteraciones o lo que se denomina entrega parciales del producto antes de finalizar. Una iteración o ciclo también es denominado Sprint.

Esto quiere decir, que en un Sprint se desarrolla el producto, una vez terminado se entrega al cliente; cuando se arranca el Sprint 1 el producto se encuentra entregado al cliente mientras en la mismo Sprint se trabaja de forma paralela en el desarrollo de la siguiente entrega.

Al utilizar una metodología ágil como Scrum, el cliente interactúa con las entregas y evidencia resultados parciales del producto final, así, en caso de solicitar un ajuste no se debe esperar hasta la entrega final sino que se puede adicionar a un Sprint para ser desarrollado y posteriormente ver lo esperado.

Es así como las metodologías ágiles SCRUM presenta un cambio de paradigma en cuanto a la expectativa del cliente y esto genera un mejor resultado y dirección de la visión del mismo.

 

¿Como lo puedo implementar en mi organización?

Implementar Scrum en la organización es una tarea que debe hacer de forma progresiva, dado que para el correcto funcionamiento de la misma se deben tener en cuenta los roles definidos en la metodología y contar con uno varios equipos de trabajo enfocados en el resultado final del Sprint.

Los roles presentes en esta metodología son:

  • Scrum Master: Encargado de orientar y llevar a cabo las buenas prácticas de la metodología.
  • Team Member: Es el miembro de equipo y/o desarrollador.
  • Product Owner: Conocido como dueño del producto, y es quien guía al equipo ágil y aclara lo correspondiente. Lleva la visión del cliente, conocimiento del negocio y la transmite al equipo para logar el objetivo esperado.

Una vez definidos los roles y participantes del equipo ágil, el Product Owner es quien redacta las historias de usuario, este documento es lo que antes se conocía como el requerimiento pero en este caso se describe de formal funcional y no de forma técnica utilizando las palabras Como, Yo Puedo, Para; esto describe el objetivo a ser alcanzado.

Luego de que el Product Owner detalla las historias de usuario, las debe priorizar de acuerdo a la importancia del cliente. Esta priorización será la guía por la cual el Equipo Ágil desarrollará e iniciará la ejecución del producto.

Cada historia de usuario es planteada al equipo y luego incluida en un Sprint, las historias de usuario que no estén en el Sprint a iniciar pasan al siguiente para su posterior ejecución. Estas historias de usuario quedan pendientes por desarrollar y es lo que se denomina Backlog donde se encuentran las historias de usuario pendientes por desarrollar.

Todo lo anterior corresponde grosso modo lo que representa la metodología ágil y cambio de paradigma tradicional, ¿está listo para aplicar Scrum en su organización?